miércoles, 25 de abril de 2007



Dejamos atrás tantas cosas, precisamos desprendernos para continuar avanzando. Que queden atrás no significa que dejen de existir...Algunas veces vuelven, sólo para recordarnos: el extravío que vivimos, la tristeza que nos colmaba, la desesperanza de las perdidas, el dolor intenso de las traicionadas, pero a la vez la risa que abarcaba todo, la vitalidad de los sueños compartidos, las noches repletas de tequieronotedejarénuncaporqueteamo, y soytuyaydenadiemás…todo eso que en un recurso exorcisante queda vertido en un montón de papeles grises o amarillos, o en las inmensidad de la red virtual , según sea elección de la conservadora o conservador de recuerdos y es que ese montón de palabras dichas y escuchadas; tuvieron calidad de ciertas, prestancia de verdades y toda la cosa bonita que se siente cuando se ama. Y ahora una que se piensa, se mira y se ve tan lejos de esas palabras y las recuerda pero ya no las siente y sin embargo las preserva, porque sabe que cuando las palabras pierden el sentido, se van dejando ir al aire, a las eternidades incomprensibles de los afectos perdidos, al lugar límbico limbo de las cosas muertas, donde no siempre se quedan porque las muy bestias palabras se resisten a irse aunque hayan perdido su poder…

*Por la permanencia del baúl

3 comentarios:

pancha dijo...

es cierto negrita... las palabras se nos graban en la sangre aunque hayan perdido su poder... me sacaste lagrimones... besotes para ti...

Unmasked (sin caretas) dijo...

dolorosamente cierto.

el recuerdo es una palabra ajada, que no sirve para nada, salvo cuando sos un anciano, porqure no hay futuro.

A la mierda con ellos, querida mujer bestia. Me he vuelto gringa en "mis tiempos". disfrutar el presente y mirar para adelante. Y disfrutar de los que nos quieren y nos quieren bien, no por encima, no acariciandonos suavemente, pero agarrandonos bien de la cintura, para que no caigamos, porque no se sabe cuanto tiempo estaremos aqui, y cuando se volveran recuerdos.

Y te dejo un abrazo desde el baul, como dice alguien por ahi, de "los recuerdos" jaja.

Petra

Coralya dijo...

Uyy, las palabras a veces son peores que los hechos, puedes olvidar muchas cosas, pero las palabras que brotan del alma, jamás, y ahí te cuestionas y piensas, ¿que habría pasado si nunca te hubiera dicho te amo?, eso siempre me lo pregunto yo.
Besos,

Coralya