viernes, 6 de abril de 2007

Silencio

Sentir el silencio del cotidiano, la necesidad de guardar la voz, la presencia de lo que no debe decirse, amordazarte, callarte y no hablar, no mencionar, recitar dentro la invocación de las esperas, perderse en los imposibles y los no sabidos.

Dejar que el silencio te atrape y quedarte en el. Dejar que el silencio te permita recuperar el sonido de tu propia habla, la sonoridad de tu risa, la belleza de tu lenguaje, la cadencia de tus susurros, dejar que te inunde el silencio para seguir hablando.

*Para ti A que decidiste dejar de callar, entre líneas y circunloquios

5 comentarios:

Unmasked (sin caretas) dijo...

que lindo!!

aunque te digo, no se va a callar nunca, porque tiene muchas cosas que decir, y siempre las dice tan bien. Por algo es miembro honorario vitalicio del club.

Eso si, sorry, pero yo como siempre, me pongo celosa.

Es la naturaleza mal portada.

Felices pascuas claris.

Petra

pancha dijo...

Esas son las sensaciones que no nos dejan ir, las que se nos quedan incrustadas en algún lugar del alma y se quedan... siempre se quedan...

matlop dijo...

que bella foto la del caracol!!!

el universo para ti..

y en silencio
NO HAY LIMITES PARA EL SER

un abrazo
M:

Amapola dijo...

A veces hay tanto para decir...
a veces hay tanto para callar.
Hoy, por ejemplo, puedo decir que estas líneas me atraviesan el alma como lo hace un regalo cargado de magia, puedo decir, entrelíneas que me siento como una constante perseguida huyendo y callando, arrancando y silenciándome...
Siempre hay tiempo para decir porque luego siempre viene un tiempo para callar.

Besos de opio para tan preciosas líneas.

Agustina dijo...

Tus palabras me provocaron una sensación de paz, parecía sentir el silencio aquel que mencionaste y la necesidad de decir lo que no se puede decir. Hay que sacar lo que se lleva dentro porque el guardarlo no hace bien para el espíritu.

Saludos.

12 de abril